La droga de un artista

La droga de un artista

Parafraseando a Marilyn Manson, ahora nos sentimos estrellas mientras tomamos drogas. Y en cierto modo le tengo que dar la razón. Desinhibirse es un acto de sinceridad ante los demás. Nos hace libres. Nos hace poderosos y a la vez vulnerables.

Después de esta pequeña introducción hablando sobre drogas para captar vuestra atención. Quiero hablaros de una de mis drogas favoritas, la pintura. No me refiero a la pintura como un medio para colocarse, estoy hablando del acto de pintar, de crear una obra. Para mí, pintar es una droga casi sin efectos secundarios, sentir como arrastro el pincel por el lienzo, el olor de la pintura, las formas y manchas encontrando su lógica, el horror vacui o el barniz para proteger la última obra.

Es algo que no puedo explicar muy bien. El acto de pintar es algo muy intenso. Me atrevería a compararlo con practicar sexo. Una intensidad distinta que nadie más puede aportarme. Una relación entre un lienzo en blanco y yo.

Pintar es traspasar y evadirse a otra realidad. Otro mundo donde yo soy Dios, Alá, el mesías Neo en Matrix, o en quien demonios creáis ahora mismo. Constructor y destructor, puedo cambiar lo que quiera a mi antojo.

Me gustaría, de verdad, de alguna manera, que todos pudiéramos disfrutar de esta sensación. Hoy en día esto es difuso, no se promueve, tampoco sé habla y mucho menos se educa. ¿Es algo reservado para algunos introvertidos, degenerados u ociosos? En primaria se tiende a convertir las clases de dibujo en dibujo técnico. En mi época no se premiaba la creatividad, se premiaba lo “bien” que habías copiado el dibujo. Pintar, dibujar o cualquier otra forma de arte, no solamente consiste en técnica, también consiste en formular una expresión con ello. No es dibujar bien el típico caballo, es darle vida, hacer de tu obra algo único, una visión personal del mundo. El arte consiste en ser un observador de lo que te rodea. Apropiarse de la realidad y expresarla a tu forma. Observar sin juzgar y mirar con un mínimo de prejuicios. Reconstruir y manipular. Conocer, aprender y pensar.

A lo largo de mi vida y hablando con muchas personas que dicen no saber dibujar, el trasfondo real, y lo que quieren decir en verdad, es que están frustrados porque no copiaban bien la lámina del caballo y les pusieron una mala nota en dibujo artístico.

Solamente puedo hablar de mi experiencia. Pero puedo decir, que lo primero que hay que hacer para saber pintar o saber dibujar, es disfrutar con ello. Olvídate de copiar bien el caballo, olvídate de las notas que sacaste y comienza a experimentar con lápices, ceras, pinturas. Crea texturas, llena un lienzo en blanco de incoherencias, crea un mundo irreal, caótico. En definitiva, pásatelo bien. Quizás este es el paso más difícil y que muchos de nuestros docentes se olvidaron de decirnos. El resto vendrá solo y poco a poco.

Pintar es como vivir, el camino se irá descubriendo ante ti cuando menos te des cuenta. Te irás formando, irás madurando y descubrirás partes de ti que desconocías.

Pintar es pensar, pintar es crear, pintar es vivir, pintar es ser libre.

Tags:
, , , , , ,
No Comments

Post A Comment